P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones de Cuaresma 2020: martes de la segunda semana de Cuaresma.

segunda semana cuaresma 2020

El desierto de Judea que Jesús conocía y donde bautizó Juan el Bautista no está lejos de la antigua ciudad moderna de Jerusalén. Se encuentra en una meseta a 800 metros sobre el nivel del mar, entre el Mar Muerto y el Mediterráneo, dos cuerpos de agua tan distantes en naturaleza y personalidad como uno podría imaginar. Israel es una pequeña tierra de grandes extremos y polaridades, incluyendo su geografía.

Persuadimos a nuestro guía y conductor para que nos llevara al desierto, lo que significaba un lugar alto y tranquilo desde donde mirar las colinas que, como ha sido un invierno húmedo, tenían una leve capa de verde inusual. Todavía se puede sentir la aridez y la desnudez que el sol pronto abrasaría. Nos sentamos y miramos el monasterio de San Jorge, aferrado a las paredes de un valle empinado. Al igual que Skellig Michael y otros sitios monásticos remotos, uno se pregunta por qué la búsqueda de Dios en el corazón del ser y en la creación a menudo llama a algunas personas a extremos tan extraños e incluso peligrosos.

Una cosa es cierta, que la búsqueda de Dios no es para turistas. Nos convierte en peregrinos. Es una peregrinación interna que al final “exige nada menos que el todo”. Esto no es tan malo ya que a cambio obtenemos todo – el Reino. Podemos seguir nuestro propio ritmo natural, incluso tomarnos un descanso, sin ser castigados por ello. Pero aun así, eventualmente, requiere que veamos todos los aspectos de nuestra vida como revelaciones implacables de lo sagrado, ya sea a través de una alegría que disuelve nuestro ser en el universo o el sufrimiento que arroja un rayo de hierro a través del alma. La vida de Jesús rastreada sobre la Tierra Santa conduce al peregrino desde las verdes colinas de Galilea donde, entre el canto de los pájaros y los lirios del campo, él entregó su versión de la sabiduría universal, desde el sermón del Monte a Getsemaní, donde sudó sangre, fue abusado y torturado y ejecutado en el calvario (Gólgota).

Los que vienen con paquetes turísticos que disfrutan de puntos idílicos de vacaciones también pueden pasar por las noches oscuras del alma, aunque no es así como los operadores turísticos los anuncian – ‘unas maravillosas vacaciones en la playa donde tocarán las alturas y las profundidades de la experiencia humana’. No estoy diciendo que el sufrimiento es deseable, pero sí es  inevitable y siempre significativo. Los huéspedes en un hotel se quejan cuando no obtienen todo lo que desean. Pero la vida no se trata tanto de la queja como de la interpretación.

Para ver el significado del espectro de la experiencia, necesitamos mantener unidos los extremos para que se pueda sentir la unidad. Entonces vemos y sentimos la armonía entre nuestra propia naturaleza, el sentido personal e interno de uno mismo, y la naturaleza externa, el mundo tal como es.

Excepto que aprender a esperar con dolor, sin fantasía, en el desierto, y a bailar en el bote en el lago silencioso de Galilea, es más que armonía. Es ser uno. “Cuando haces los dos en uno, y lo interno como lo externo… entonces entrarás en el Reino”, dice el Evangelio de Tomás.

Cuando lo que estamos pasando interiormente no está integrado con las personas y con la naturaleza que nos rodea, tenemos una emergencia ecológica. Cuando son uno, somos paz y belleza. El signo de la presencia de Dios baña todo en sí.

Laurence Freeman O.S.B.

Traducido por Mary Meyer, WCCM Paraguay