P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones de Cuaresma 2020: Lunes de la tercera semana de Cuaresma.

tercera semana

El estado religioso o la influencia espiritual en cualquier estructura de poder es una fuente de tentación. La mayor parte del lado oscuro de la historia del cristianismo, desde el edicto de Milán en el año 313 D.C. (cuando el Imperio dejó de perseguir a los seguidores de Jesús), puede ser atribuida a esta tentación del poder.

Esta fue la ilusión que Jesús tan claramente vio y rechazó durante su Cuaresma. Me resulta difícil creer que Jean Vanier haya sido tentado por este tipo de poder.

No conozco su mundo interior, pero basado en su enseñanza y personalidad, me aventuraría a decir que su herida autoinfligida, que lo llevó a herir a otros, no fue un hambre cruda de poder, sino un autoengaño en torno a su propia discapacidad y hambre de intimidad. Claramente él tenía poder y lo usó mal con personas a las que debería haber estado cuidando, y no utilizando. Pero, supongo, no fue impulsado por el deseo de poder o fama. Estaba más cerca de lo que él a menudo hablaba: debilidad y desventajas. Cuando no se reconocen, se convierten en fuerzas oscuras.

¿Pero esto hace alguna diferencia? Lo que importa para aquellos a quienes lastimó no fue su motivación sino las consecuencias que sufrieron y la atención que ahora reciben. No estoy seguro; pero es incómodo para cualquiera reflexionar y hacerlo bien. Pero tratar de entenderlo nos ayuda a corregir los errores que cometemos sobre el importante significado de la santidad. Toda religión propone la idea de santidad, iluminación, el estado liberado de los individuos que se han sumergido más plenamente en los procesos de transformación humana. Podemos suponer que este proceso de santificación está completo cuando en alguien no esté terminado. ¿No tenemos todos lados buenos y malos, desinteresados y sacrificados, iluminados y sombríos? Cuando es obvio que nuestro proceso no está completo, nadie nos llama “santos”. Si estamos más avanzados, la gente puede llegar a la conclusión de que hemos llegado. Y luego sube otro pedestal y nuestra arcilla humana se reutiliza para hacer un santo de yeso.

El único enfoque seguro es no llamar a nadie santo (ni siquiera al “Santo Padre”, para el caso de los católicos). Jesús nos advirtió que no llamáramos a nadie “Padre” o “Maestro”. Hay solo un Padre y un Maestro. Solo Dios es santo. Solo Dios es bueno. Su advertencia de “no juzgar” incluye juicios demasiado positivos de los demás, así como las condenas totales que nos gusta hacer. Es complicado cuando alguien de quien hemos aprendido y a quien vimos como amigo está expuesto y vemos cómo perjudicó a otros. La primera preocupación es cuidar a los heridos, el daño colateral humano. Segundo, es tener cuidado (por nuestro bien y el de la verdad) de cómo juzgamos al ofensor. Incluso si, relativamente hablando, tenemos solo una astilla en nuestro propio ojo, necesitamos sacarla antes de que podamos ver algo claramente.

Por ejemplo, ¿hasta qué punto estábamos, incluso inconscientemente, facilitando un deseo de poder o el juego del autoengaño, que se convirtió, en una persona básicamente buena, en una tentación irresistible?

Es difícil cuando los héroes, especialmente nuestros héroes espirituales, son avergonzados y degradados. Entonces quizás sea bueno que ya no haya héroes. O solo haya un héroe. Es mejor y más seguro para todos los interesados.

 

Laurence Freeman O.S.B.

Traducción: Eduardo De la Fuente, WCCM Argentina