Lecturas Semanales

Lectura 28, ciclo 5


“La Crisis Cristiana”
Texto extraído de libro de John Main OSB “El Cristo Actual”. (Nueva York: Crossroad, 1991), págs. 74-76.

La llamada a la persona moderna, la llamada a todos nosotros es a que nos volvamos espirituales, y para volvernos espirituales tenemos que aprender a dejar atrás nuestro yo religioso oficial, es decir, dejar atrás al fariseo que acecha dentro de todos nosotros. Porque, como nos ha dicho Jesús, tenemos que dejar atrás todo nuestro ser. Todas las imágenes de nosotros mismos que provienen del cerebro febril del ego tienen que ser suprimidas y trascendidas si queremos volvernos uno con nosotros mismos, con Dios, con nuestros hermanos, para volvernos verdaderamente humanos, verdaderamente reales; verdaderamente humildes.

Nuestras imágenes de Dios deben desaparecer de manera similar. No debemos ser adoradores de ídolos. Curiosamente, lo que encontramos es que desaparecen a medida que desaparecen nuestras imágenes de nosotros mismos, lo que sugiere aquello que, de algún modo, siempre supusimos, que nuestras imágenes de Dios eran en realidad imágenes de nosotros mismos. En este maravilloso proceso de llegar a la plena luz de la Realidad, de alejarse de la ilusión, un gran silencio emerge desde el centro de nuestro ser. Nos sentimos envueltos en el eterno silencio de Dios. Ya no estamos hablando con Dios o, peor aún, hablando con nosotros mismos. Estamos aprendiendo a ser, a ser con Dios, a ser en Dios.

Para después de la meditación:
Un extracto de Richard Rohr, “Apuntando en la misma dirección”, 15/9/2015, Meditaciones diarias de Richard Rohr en el Centro para la Acción y Contemplación.

Los grandes místicos tienden a reconocer que Dios no necesita nuestra protección, ni nuestro perfecto entendimiento. Todas nuestras palabras, dogmas y rituales son como niños jugando en un arenero ante el Misterio y el Asombro Infinitos. Si algo es verdad, entonces siempre ha sido verdad; y las personas que buscan con sinceridad alcanzarán la misma verdad en cada época y en cada cultura. Los diferentes lenguajes, símbolos y rituales señalan la misma dirección. Y esa dirección es siempre hacia más amor y mayor unión y en círculos cada vez más amplios.
Carla Cooper
Traducido por WCCM España