P. Laurence Freeman OSB

Sábado de la primera semana de Cuaresma, 2021

Week2_Lent.jpg

El Evangelio de hoy es: Amad a vuestros enemigos Mt 5,43-48

Uno de nuestros rasgos humanos comunes que la Cuaresma (y la prolongada Cuaresma de la pandemia) destaca es el hambre de novedades. Los monjes del desierto lo sentían periódicamente después de que el ‘primer fervor de la conversión’ se desvanecía. Lo que parecía fresco y esperanzador al principio pierde la flor de la juventud y su dulzura se vuelve incluso agria y repulsiva. Cuando una víctima de esta acedia o entropía espiritual descargaba su desánimo, su inquietud y su rabiosa sensación de traición en su maestro, escuchaba palabras alentadoras y recibía una mirada de comprensión. El maestro concluiría “Ahora vuelve a sentarte en tu celda y tu celda te lo enseñará todo”. Y así, si podían, lo hacían y el ciclo se reanudaba.

El crecimiento es cíclico. Pasamos por el mismo terreno muchas veces. Hay rasgos o apegos de los que no podemos desprendernos y tenemos que aprender a vivir con ellos. Luego, con la aceptación, podemos liberarnos. Nada de esto es una mera repetición mecánica. El fracaso, o el abandono del trabajo de desprendimiento, puede hacer que el ciclo de crecimiento se tambalee o se detenga por completo. Sin embargo, el fracaso es una ocasión para la gracia y un nuevo comienzo. Si nos detenemos y volvemos a empezar con todo el corazón, retomamos el camino a un nivel más profundo. Esto coge al ego con la guardia baja y ayuda a mantenerlo bajo control.

El ansia de novedad está integrada en todo nuestro metabolismo. No somos máquinas. Tampoco somos como los animales domésticos que se contentan con la misma comida todos los días. (Sus dueños proyectan su ansia en el animal cuando le compran golosinas caras). El deseo y el rendimiento sexual están igualmente condicionados por la necesidad de variedad.

Tenemos que afrontar y dominar esta inquieta búsqueda de la novedad separándola de nuestra creatividad innata. La creatividad – lo verdaderamente nuevo – surge espontáneamente después de un duro trabajo. Gran parte de nuestra hambre de cambio no es en realidad de algo verdaderamente nuevo. Antes de que lo nuevo aparezca, debe intervenir una muerte y, como sabemos, evitamos morir como la peste. Nuestro anhelo es de variaciones sobre lo que nos ha aburrido una vez que su atractivo se ha agotado. En realidad no queremos lo nuevo y mejorado de artimañas de marketing, sino lo mismo, con un ligero giro o un nuevo envoltorio. Cambiar un estilo personal en el peinado o la ropa, la serie de Internet a la que nos enganchamos, el coche que conducimos o las suscripciones que contratamos son satisfacciones temporales de este anhelo.

Sentarse en la celda, aprender directamente de ella, es la mejor manera de encontrar lo realmente nuevo. Es como encontrar un manantial de agua fresca tras una larga excavación. Una vez encontrado, el trabajo duro, el dolor de espalda, la lucha con las rocas obstinadas y la acedia, nuestra vergonzosa impaciencia y distracción desaparecen de la memoria. Lo verdaderamente nuevo está siempre presente. Ya no necesitamos la memoria. Ahora sabemos que estuvo, está siempre ahí esperando que estemos presentes en él.

Lo verdaderamente nuevo es perdonar. Su efecto curativo comienza en el instante del descubrimiento. Los viejos patrones pueden volver y tirar de  nosotros con antojos familiares. Pero el poder de lo verdaderamente

nuevo es el poder del eterno ahora. Hace que el ansia de novedad parezca infantil y anticuado. Los momentos de meditación y excavación con el mantra son nuestra celda. Tiene que convertirse en un trabajo regular y serio para dispararnos fuera de la órbita del ego y a la espontaneidad y la alegría de la nueva creación, el paraíso que esta vida, en este mundo, puede ser si vemos lo que hay ahora en la realidad de lo que realmente es.

Laurence

Traducción WCCM Paraguay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .