P. Laurence Freeman OSB

Viernes de Cuaresma Semana 1

El Evangelio de hoy es: “Si vuestra virtud no es más profunda que la de los escribas  y fariseos, no entrarás en el reino de los cielos” Mateo 5,20-26.

Algunas personas me han preguntado recientemente cómo me ha influido el Año Covid personalmente. Creo que me encontraría en el diez por ciento de personas que, según sugieren las investigaciones, sacaron provecho de él, por muy vergonzoso que sea decirlo.

Aparentemente, el sesenta por ciento ha sido muy resistente, algunos con enfermedades mentales preexistentes han sufrido intensamente y otros han experimentado episodios de depresión y ansiedad. Por supuesto, se trata de un prolijo estudio estadístico que ignora el carácter sagrado de cada experiencia personal y la inmensidad de la tragedia que ha supuesto para algunos. La mayoría de nosotros a lo largo del año se ha movido del otro lado del espectro de respuesta. Una evaluación final puede no tener sentido dentro de algunos años. Conozco a personas que han muerto y a las que sufren un largo Covid. Y soy muy consciente de que aunque todos hemos sido azotados por la misma tormenta no hemos estado, ni mucho menos, en el mismo barco.

Cuando empezaron los paros, yo estaba en Bonnevaux en una cálida, animada y cariñosa comunidad. Es un lugar de gran belleza natural y una larga historia de contemplación ha impregnado la tierra y los edificios permitiendo que emita una energía continua de paz. A lo largo de los años he viajado mucho. Pero, cada vez que salía de viaje, a menudo esperaba por un momento, el día antes de la partida, que algo sucediera que lo cancelara. Algunas personas suponían que me había apegado a los viajes porque sí pero eso no era cierto. Sin embargo, una vez fuera, me sentía en casa en todas partes y muy bendecido por la gente y los lugares que visitaba. Cuando los viajes se detuvieron, no los eché de menos en absoluto y pasé nueve meses en Bonnevaux casi con total satisfacción. Entre el programa espiritual diario, la participación en lo que los demás vivían en comunidad y las sesenta y siete comunidades nacionales como familia ampliada, extendida, fue una vida plena, de hecho muy plena.

Sentíamos la necesidad de llegar a los que estaban menos seguros y satisfechos que nosotros. Así que desarrollamos un programa en línea de enseñanza y apoyo a la meditación, ofreciendo retiros y cursos y muchos oradores y diálogos destinados a ayudar a la gente a dar un sentido contemplativo a la crisis. Por los comentarios recibidos, creemos que esto merece la pena y que fue, sin duda, un tiempo intenso pero creativo. Descubrí el potencial espiritual de Internet y también cómo puede ser más exigente en tiempo y energía que la dimensión física. También me clarificó sobre el papel que Bonnevaux estaba cumpliendo para servir.

Luego, cuando la comunidad decidió tomarse un tiempo de descanso a finales de año, me vine a una ermita en la isla de Bere y he pasado varias semanas en soledad.

Aunque seguí dando clases en línea, la vida ha sido muy diferente. He podido establecer mi propio horario y meditar durante más tiempo. Ha sido, no sólo un tiempo menos intenso que antes, sino que también ha revivido capacidades personales de paz y vida contemplativa que se habían debilitado sin que me diera cuenta.

Covid no ha sido fácil, pero he sufrido mucho menos que muchos. Espero que las gracias que han surgido inesperadamente me ayuden a servir mejor en nuestra comunidad a quienes buscan sentido en este caos, paz en sus miedos y a Dios en sus corazones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .