P. Laurence Freeman OSB

Miércoles de la segunda semana de Cuaresma: Mateo 20,17-28

5155FC49-4207-4DCF-822D-DE326DA0D64C

 

Entre los paganos los gobernantes dominan sobre ellos, y sus grandes hombres hacen que su autoridad sea sentida. Esto no ha de pasar entre ustedes´.

El evangelio imagina. Convoca ante nosotros una nueva, extraordinaria visión de humanidad y sociedad. Si no nos sentimos un poco confundidos por esto, no lo hemos imaginado. Ello nos deja perplejos porque suena por un lado correcto y por otro altamente improbable que alguna vez sea realizado. Aun si es irreal, si lo rechazamos, nos estamos disminuyendo a nosotros mismos. ¿En serio? ¿Un orden mundial en el cual aquellos que ocupan puestos de poder genuinamente actúan como servidores, donde aman al pueblo y no codician el poder?

Entre otras cosas, la Cuaresma es una oportunidad para todos nosotros de auditar nuestras maneras de usar cualquier poder que tengamos y revisar nuestro sentido de servicio para aquellos que no tienen ninguno.

No podemos empezar a imaginar en este nivel a menos que hayamos sido restringidos por los límites de lo que podemos ver y entender. La religión es acerca de hacer esto. Enfrentarnos con preguntas, sin forzar respuestas dentro de nuestras cabezas. Esto es el por qué los grandes genios religiosos tenían el genio de la simplicidad y nos hacen jadear con asombro más que con solo alegría en la victoria. Tomen las parábolas del Reino por ejemplo.

El reino de Dios es como alguien que encontró un tesoro enterrado en un campo. Ella lo enterró de nuevo y por pura alegría fue y vendió todo lo que tenía y compró el campo. Treinta y cinco  simples palabras que describen una clara secuencia de eventos que pueden mantener un grupo de gente inteligente hablando por horas y regresar el siguiente día por más. Interpretar los múltiples significados en los elementos de este pasaje es exponerte a ti mismo y, si estás dispuesto, es conocerte a ti mismo mejor que antes.

¿Por qué la persona enterró el tesoro de nuevo? (Para prevenir que otros se enteraran. Para mantenerlo seguro. Porque pertenece al campo. Porque ella quiso que otros vinieran y lo disfrutaran. Porque necesita estar allí para crecer) ¿Por qué ella sintió tanta alegría? ¿Por qué la alegría llevó a la imprudencia de venderlo todo? ¿Qué significa ‘comprar’ el campo? ¿Son algunas respuestas correctas y algunas equivocadas? ¿Algunas son más correctas o equivocadas que otras?

Después de la meditación de la mañana saltamos y entramos en el mundo con una mente abierta, no para imponer respuestas pre-establecidas en cada situación, convirtiendo enérgicamente a otros a nuestra visión, sino sintiendo una búsqueda por la verdad, inteligencia espiritual. Por la tarde, interiormente más desaliñados de lo que estábamos en la mañana, nos sentamos y dejamos que el espacio interno se organice, no solamente evaluando el día como bueno o malo sino probando sus significados. En este ritmo, nos reponemos del poder de imaginación y restringimos la tendencia perenne de la fantasía a llevarnos por camino extraviado.

 

firma Laurence

Laurence Freeman OSB

Traducción: Jorge Rago (WCCM Venezuela)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .