P. Laurence Freeman OSB

Lunes de la tercera semana de Cuatesma: Lucas 1, 26-38

04D53C9C-C466-4E96-B570-3847517B3CCA

Yo soy la esclava del Señor, dijo María, hágase en mí según su Palabra” y el ángel le dejó.

Para aquellos a quienes les gusta planificar anticipadamente, cuando celebramos la Fiesta de la Anunciación, la Navidad está a nueve meses de hoy, aquel momento escondido cuando la Palabra comenzó a hacerse carne. Tiene una significación para todos, creyentes o no creyentes igualmente. Para los incrédulos afirma el hecho de que la verdad crece en nosotros de una forma integrada. La verdad es más que una idea. Para la más rara raza de creyentes esto significa la apertura de una nueva era en la humanidad, cuando la Fuente trascendente del mundo material emerge con ella, en ella, a través de ella, como una persona humana particular, a quien sus padres llamaron Jesús. La Fuente de todo lo que existe, que dice simplemente “YO SOY” está revelada y escondida en este evento. Verdaderamente no podemos llamar a esta fuente él, ella, o ello, sino simplemente YO SOY.

Los ángeles vienen y van. La Biblia a menudo los presentan como “mensajeros”, la traducción literal de la palabra. La palabra está llena de mensajes portadores de significado (la conexión de los mismos siempre conlleva una figura mayor) si nos damos el tiempo de escucharlos y ordenarlos. Pero, algunas veces, la Biblia también identifica los mensajes con la persona que los envía. Esto sería como la física cuántica en donde las dualidades usuales y los límites desaparecen. Pueden formarse y reformarse de acuerdo a la naturaleza de nuestros puntos de vista. La objetividad por lo tanto lleva a un significado más lúdico. Los prejuicios y la rigidez desaparecen y emerge una nueva forma de ver e interactuar en el mundo. La Anunciación significa que esto realmente ocurre. La Cuaresma nos ayuda a clarificar nuestra percepción de lo ocurrido dándonos una óptima distancia y la real longitud focal para verla influenciando en nuestra vida diaria.

Así como las partículas atómicas divididas por una gran distancia operan como una, esto puede ser un poco raro. Ayer caminé por los alrededores de Bonnevaux, tocado y movido por la forma en que ha sido transformado, sencilla y bellamente, con un inmenso esfuerzo y habilidad, pero produciendo un sentido de “lo justo”  que satisface profundamente el alma. Pensé en los 900 años que pasaron desde que la primera comunidad vino aquí para “buscar verdaderamente a Dios” y amar al mundo amando al otro. Me dio la rara sensación de que Bonneveaux estaba agradeciendo por haber sido salvado.

Pensé en las palabras de Isaías: Tu gente reconstruirá las antiguas ruinas y levantará los antiguos fundamentos; serán llamados los reconstructores de las paredes destruidas, restauradores de calles con moradas (58:12).

Si la Cuaresma es una época de reparación de la base espiritual, esta fiesta es sobre la restauración evolutiva de la humanidad. Es otra manera de ver las cosas – tal vez haya un tiempo de demoler y comenzar desde los despojos, pero una profunda verdad es la continuidad de cosas, reveladas al ver el tiempo de reconstruir y restaurar.

firma Laurence

Laurence Freeman OSB

Traducción WWCM Paraguay – Marta Geymayr

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .