P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones del P. Laurence. Jueves Santo, 2021.

Evangelio: Deben lavarse los pies unos a otros. Jn 13: 1-15

Este es mi cuerpo. Esta es mi sangre. La Eucaristía significa muchas cosas para todo tipo de cristianos. Algunos católicos se sienten mal si no van a diario a misa. La mayoría no va a misa, pero se siente bien que se celebre en algún lugar del mundo en todo momento. En la imaginación católica es el “sacrificio de Jesús en la cruz”, ofrecido eternamente por la salvación del mundo. Entre los evangélicos o las iglesias reformadas, la Eucaristía rara vez o nunca se celebra, y se considera un recuerdo, no un sacrificio. Lutero pensó que la “Misa papista” era una “obra del diablo”. Uno puede ver su enojo por la forma en que la iglesia romana había convertido la celebración de la misa en un producto mágico para hacer dinero, pero aun así, tal vez lo estaba exagerando.

No entremos en polémicas sobre este momento asombroso y trascendental en la historia cristiana, repetido en un ritual que revela una unicidad más allá de las palabras. Lo triste es que para muchos el carácter sagrado de la Eucaristía, derivado de la cena pascual que Jesús celebró en su última noche, es un vacío sin sentido, una pérdida de tiempo. Mi experiencia es que la meditación, la práctica contemplativa, vuelve a llenar este vacío con una plenitud de significado, la energía del misterio. Los sacramentos en su conjunto sirven como hitos en el viaje de la vida y se vuelven a encantar cuando comenzamos el viaje interior. No es magia, sino un sentido de conexión directa con la condición humana, comenzando con el cuerpo que somos hoy y consumando en el cuerpo transfigurado. Lo que sucede es el asombro de descubrir todo nuestro ser como un microcosmos de todo el universo. Esto llevó al salmista a cantar una vez sobre lo “formidables y maravillosas que son tus obras”.

Los grandes sanadores son como astronautas que exploran el cosmos interior y descubren y nombran sus sistemas infinitamente integrados que se encuentran dentro de redes de conexión cada vez más sutiles. Los primeros filósofos pensaron en el cosmos como música. El cuerpo, el microcosmos, se parece más a esta música que al dispositivo mecánico al que la ciencia médica tiende a reducirlo. La música es el alimento del amor. Esto es mi cuerpo con sus océanos y ríos de sangre. Mi carne es verdadera comida, mi sangre verdadera bebida, dijo Jesús.

Las grandes verdades evocan sus opuestos y las grandes luces provocan sombras oscuras. El lenguaje sagrado del cristianismo es el cuerpo. El Verbo se hizo carne. Jesús no nos dio una teoría. Nos dio su cuerpo. Entonces, ¿cómo lograron los cristianos convertir el cuerpo en algo pecaminoso y sus maravillosos sistemas galácticos, como la belleza y la sexualidad, en algo siniestro? Pero no nos detengamos por mirar atrás.

Tal vez puedan unirse a nosotros en línea en Bonnevaux para la Eucaristía hoy. Si es así, traigan su propio pan y vino. Pero traten de celebrarlo de alguna manera al comienzo del final de la Cuaresma. Todo lo que necesitas es pan y vino. A medida que los ingieras, deja que tu cuerpo se convierta en lo que Él es ahora. Es un alimento increíble para el viaje de descubrimiento en el que estamos cuando meditamos.

Traducción WCCM México.

Para ver los mensajes anteriores del P. Laurence, ir a http://www.meditacioncristiana.net/mensajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .