P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones del Padre Laurence: tercer domingo de Adviento, 2021

Cuando toda la gente le preguntó a Juan: «¿Qué debemos hacer?», Él respondió: «Si alguno tiene dos túnicas, debe compartirlas con el que no las tiene, y el que tiene algo de comer debe hacer lo mismo». También los recaudadores de impuestos que vinieron para el bautismo, le dijeron: “Maestro, ¿qué debemos hacer?” Él les dijo: “No exijan más que su tarifa”. Algunos soldados le preguntaron a su vez: “¿Y nosotros? ¿Qué debemos hacer? ». Les dijo: « ¡Sin intimidación! ¡Sin extorsión! ¡Conténtate con tu paga!» Había crecido un sentimiento de expectación entre la gente, que comenzaba a pensar que Juan podría ser el Cristo, así que Juan declaró ante todos ellos: ‘Yo los bautizo en agua, pero viene alguien, alguien que es más poderoso que yo, y no soy apto para desatar la correa de sus sandalias; él los bautizará en Espíritu Santo y fuego. Tiene el abanico de aventar en la mano para limpiar la era y recoger el trigo en su granero; pero la paja la quemará en un fuego que nunca se apagará”. Además de esto, hubo muchas otras cosas que dijo para exhortar al pueblo y anunciarle la Buena Nueva. (Lc 3, 10-18)


Cuando lo obvio suena extraño o dramático, es una señal de que nos hemos alejado de la realidad y nos hemos metido en un lío. Cuando intentamos liberarnos, a menudo nos alejamos de nuestros líderes: después de todo, creemos que ellos nos llevaron al lío. De modo que buscamos otras fuentes de sabiduría o dirección.

La multitud, incluidos algunos de sus líderes, salió al desierto para preguntarle a uno de los miembros más marginales de la sociedad, el profeta, «¿qué haremos?». Como dijo el padre del desierto, Abba Isaac, quien enseñó a Casiano a meditar, cuando Casiano y su amigo Germán regresaron y le preguntaron cómo debían orar, les dijo: “Estás del lado de la comprensión cuando sabes qué pregunta hacer”. Luego les enseñó el mantra a ellos y a las generaciones venideras.

Juan el Bautista respondió a la pregunta «¿qué haremos?» Y no «cómo oraremos». Entonces les dice lo obvio: sean honestos, no exploten a los débiles, estén contentos con lo que es suficiente. Que esto fuera necesario muestra cuán corrupta y disfuncional se había vuelto la vida social. Esta es una tendencia en cualquier sociedad debido a la forma en que funcionan el poder y la jerarquía. Pero en un estado totalitario o en una sociedad ocupada por una fuerza brutal, todas las relaciones sociales eventualmente se corrompen y brutalizan. Este es el legado de todos los períodos del colonialismo.

El profeta puede ser la chispa de un proceso de conversión, tanto interior como social. Y, de hecho, es necesario convertir tanto la dimensión interior como la exterior. El bautismo con agua fue el primer signo exterior de este proceso de reforma moral. Pero la visión del Bautista vio más profundo que el mundo de señales y apariencias. Habló del próximo, el esperado bautismo de fuego. Y eso es lo que esperamos en Adviento: el momento en el que el tiempo mismo sea inundado por la presencia de Dios. Es un torrente de fuego en el que lo irreal desaparece y solo lo real se vuelve cegadoramente obvio.

Laurence Freeman OSB

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.