P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones del P. Laurence. Cuarta semana de Adviento 2021.

Cuarta semana de Adviento 2021

María partió y fue tan rápido como pudo a una ciudad en la región montañosa de Judá. Fue a la casa de Zacarías y saludó a Isabel. Tan pronto como Isabel escuchó el saludo de María, el niño saltó en su vientre e Isabel se llenó del Espíritu Santo. Ella dio un gran clamor y dijo: «De todas las mujeres, tú eres la más bendita, y bendito es el fruto de tu vientre. ¿Por qué debería ser honrada con la visita de la madre de mi Señor? En el momento en que tu saludo llegó a mis oídos, el niño en mi vientre saltó de alegría. Sí, bienaventurada la que creyó que se cumpliría la promesa que le había hecho el Señor” (Lc 1, 39-45).


Imagínate cómo estas pocas palabras que describen la Visitación han inspirado a tantos artistas, músicos y poetas durante los últimos dos mil años. Como lo hizo la descripción evangélica de la Anunciación (celebrada el 25 de marzo) que abre la historia que, a partir de la concepción de Jesús, alcanza su punto culminante nueve meses después. Las palabras nos dan detalles desnudos, pero lo suficiente para despertar nuestra imaginación creativa más profunda a la vida y el asombro.

No la fantasía de la imaginación que sirve a nuestros impulsos escapistas. No las distracciones caprichosas en el flujo de imágenes y escenas que cambian

No leemos estas historias como leemos revistas o vemos Netflix. Somos atraídos hacia ellas para que revelen la verdad ya presente y estamos listos para ser despertados dentro de nosotros mismos. A través de uno de nuestros cinco sentidos físicos, Pontormo interpreta esta verdad en el color, la forma y la sensación inmediata de ser tocados.

El encuentro de la mujer joven y la mujer mayor, ambas embarazadas, sus mundos interiores tocándose a través de su abrazo sensible. El centrarse en el otro de su mirada en los ojos y el alma del otro. Sus asistentes o amigas, también una más joven y la otra mayor, se erigen como sus reflejos en el mundo cotidiano.

Es uno de esos encuentros que todos hemos tenido y que no se desvanecen. Permanecen en la galería permanente de la historia única de nuestra vida. Los recordamos por el resto de nuestras vidas, llenos de una promesa y una esperanza que no pueden defraudar. Es posible que no hayamos podido creer en ellos o entenderlos en ese momento, pero pueden dar origen a una amistad o incluso a una forma de vida que, debido a que está arraigada en la base de nuestro ser, crece continuamente como parte de nosotros mismos. La imaginación espiritual puede mediarlos en palabras o imágenes, pero nunca puede expresar completamente su verdad o belleza. En la meditación somos más uno con ellos.


Laurence Freeman OSB

P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones del Padre Laurence: tercer domingo de Adviento, 2021

Cuando toda la gente le preguntó a Juan: «¿Qué debemos hacer?», Él respondió: «Si alguno tiene dos túnicas, debe compartirlas con el que no las tiene, y el que tiene algo de comer debe hacer lo mismo». También los recaudadores de impuestos que vinieron para el bautismo, le dijeron: “Maestro, ¿qué debemos hacer?” Él les dijo: “No exijan más que su tarifa”. Algunos soldados le preguntaron a su vez: “¿Y nosotros? ¿Qué debemos hacer? ». Les dijo: « ¡Sin intimidación! ¡Sin extorsión! ¡Conténtate con tu paga!» Había crecido un sentimiento de expectación entre la gente, que comenzaba a pensar que Juan podría ser el Cristo, así que Juan declaró ante todos ellos: ‘Yo los bautizo en agua, pero viene alguien, alguien que es más poderoso que yo, y no soy apto para desatar la correa de sus sandalias; él los bautizará en Espíritu Santo y fuego. Tiene el abanico de aventar en la mano para limpiar la era y recoger el trigo en su granero; pero la paja la quemará en un fuego que nunca se apagará”. Además de esto, hubo muchas otras cosas que dijo para exhortar al pueblo y anunciarle la Buena Nueva. (Lc 3, 10-18)


Cuando lo obvio suena extraño o dramático, es una señal de que nos hemos alejado de la realidad y nos hemos metido en un lío. Cuando intentamos liberarnos, a menudo nos alejamos de nuestros líderes: después de todo, creemos que ellos nos llevaron al lío. De modo que buscamos otras fuentes de sabiduría o dirección.

La multitud, incluidos algunos de sus líderes, salió al desierto para preguntarle a uno de los miembros más marginales de la sociedad, el profeta, «¿qué haremos?». Como dijo el padre del desierto, Abba Isaac, quien enseñó a Casiano a meditar, cuando Casiano y su amigo Germán regresaron y le preguntaron cómo debían orar, les dijo: “Estás del lado de la comprensión cuando sabes qué pregunta hacer”. Luego les enseñó el mantra a ellos y a las generaciones venideras.

Juan el Bautista respondió a la pregunta «¿qué haremos?» Y no «cómo oraremos». Entonces les dice lo obvio: sean honestos, no exploten a los débiles, estén contentos con lo que es suficiente. Que esto fuera necesario muestra cuán corrupta y disfuncional se había vuelto la vida social. Esta es una tendencia en cualquier sociedad debido a la forma en que funcionan el poder y la jerarquía. Pero en un estado totalitario o en una sociedad ocupada por una fuerza brutal, todas las relaciones sociales eventualmente se corrompen y brutalizan. Este es el legado de todos los períodos del colonialismo.

El profeta puede ser la chispa de un proceso de conversión, tanto interior como social. Y, de hecho, es necesario convertir tanto la dimensión interior como la exterior. El bautismo con agua fue el primer signo exterior de este proceso de reforma moral. Pero la visión del Bautista vio más profundo que el mundo de señales y apariencias. Habló del próximo, el esperado bautismo de fuego. Y eso es lo que esperamos en Adviento: el momento en el que el tiempo mismo sea inundado por la presencia de Dios. Es un torrente de fuego en el que lo irreal desaparece y solo lo real se vuelve cegadoramente obvio.

Laurence Freeman OSB

P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones del Padre Laurence. Segundo domingo de Adviento, 2021.

Vino la palabra de Dios a Juan, hijo de Zacarías, en el desierto. Recorrió todo el distrito del Jordán proclamando un bautismo de arrepentimiento para el perdón de pecados, como está escrito en el libro de los dichos del profeta Isaías: Una voz clama en el desierto:

Prepara un camino para el Señor, endereza sus sendas. Se rellenará cada barranco, se allanarán todas las montañas y colinas, se enderezarán los caminos sinuosos y se allanarán los caminos accidentados. Y todo el género humano verá la salvación de Dios. (Lc 3, 1-6)

A Lucas le gusta poner la historia que cuenta sobre Jesús en el contexto de la historia mundial. Por su relato del liderazgo político en el poder cuando Juan el Bautista, un pariente de Jesús, comenzó su predicación, sabemos que ambos tenían alrededor de 30 años cuando salieron al escenario público.

 

Una pequeña parte privada de nosotros cree que nunca crecemos realmente. A pesar de toda nuestra experiencia, tenemos un sentido de un continuo de identidad desde nuestros primeros recuerdos. Incluso si «he cambiado más allá del reconocimiento», reconocemos al yo que ha cambiado. Y luego están nuestros problemas, nuestros intereses, problemas, fantasías y miedos. Estos pueden manejarse mejor o camuflarse a medida que maduramos, pero son esencialmente imposibles de erradicar. Fueron inculcados tanto por nuestros genes como por nuestro entorno y por las experiencias emocionales más tempranas. Los puntos de inflexión en nuestra historia personal, sea lo que sea que esté sucediendo en el mundo que nos rodea, son cómo escuchamos nuestra propia llamada personalizada y cómo respondemos.

 

Juan el Bautista es el último de los profetas a la antigua. En la caricatura moderna es gracioso, gracioso como raro, no gracioso. Se lo representaría semidesnudo con rastas, comiendo insectos y miel y gritando a la gente, en el andén mientras esperan el tren de la mañana, que se acerca el fin del mundo debido a la degeneración de los tiempos. Sin embargo, en su día fue visto de manera diferente. La gente acudía en masa a él con la más fundamental de todas las preguntas éticas: «Entonces, ¿qué vamos a hacer?» Su respuesta fue simple: comparte lo que tienes, no explotes a los demás, no abuses del poder, practica la integridad.

 

Hasta ahora, es reconocible. Todavía queremos escuchar lo que los profetas de nuestro tiempo tienen que decir, incluso si nos resulta difícil distinguir lo genuino de lo falso, la teoría de la conspiración de la verdad siempre más matizada. ¿Cómo aprendemos a confiar de nuevo? Quizás por la otra cosa que les dijo que hicieran: arrepentirnos y pedir perdón por nuestros pecados. ¿Y cómo recordamos lo que el arrepentimiento y el pecado realmente significan sin volvernos culpables o farisaicos por nuestro arrepentimiento y conversión? Quizás recordando por qué la Nube del No Saber dice que «este trabajo (de meditación)»seca la raíz del pecado dentro de nosotros».

 

Hay una cierta tristeza y un sentimiento de fin de era sobre este joven intenso, predestinado y profético, tocado por la palabra de Dios y empujado a predicar en el Valle del Jordán. Pero también es marginal de otra manera. A solo un paso de él hay alguien, en realidad un pariente más joven con otro tipo de carisma, que la gente algún día dirá que él mismo encarna la Palabra de Dios y a quien conocer aunque sea un poquito significa ser cambiado (casi) en forma irreconocible.

 

Laurence Freeman OSB

P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones del P. Laurence: Primer Domingo de Adviento 2021

Primer Domingo de Adviento 28 de Noviembre de 2021  
Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando empiecen a suceder estas cosas, cobrad ánimo y levantad la cabeza porque se acerca vuestra liberación. Guardaos de que no se endurezcan vuestros corazones por el libertinaje, por la embriaguez y por las preocupaciones de la vida, y venga aquel Día de improviso sobre vosotros, como un lazo; porque vendrá sobre todos los que habitan la faz de la tierra. Estad en vela, orando todo el tiempo para que tengáis fuerza y escapéis a todo lo que está para venir, y podáis permanecer de pie delante del Hijo del hombre”
Entre otras cosas, los Evangelios son una gran obra de arte. De hecho, son una suprema obra de arte espiritual. Como todo arte, reflejan lo que sentimos nosotros seres humanos e iluminan estos sentimientos con percepciones transformadoras. Tenemos la impresión de que los Evangelios nos conocen antes de que los leamos. Traen al campo de la conciencia lo que normalmente permanece en las fronteras no verbales y no imaginadas. Si los escuchamos sabiamente hacen visible lo invisible y lo hacen visible mediante la interacción con nuestra interpretación. Ni son mágicos ni nos tratan como a niños pequeños. Si simplemente tomamos las palabras y las imágenes al pie de la letra, nos perdemos la oportunidad de mirar entre bastidores y, como el profeta Daniel, de “contemplar las visiones de la noche”. Aprovechemos las próximas cuatro semanas para encontrarnos con estas fuerzas de sabiduría que llamamos evangelios de una manera renovada y más íntima.  
Según comenzamos el Adviento, un tiempo reservado por la antigua sabiduría litúrgica para prepararnos para la celebración auténtica de la Navidad, se nos presentan en primer lugar una serie de profecías apocalípticas. Hoy en día, nos hemos acostumbrado a mensajes que parecen derrotistas y agoreros en relación con las predicciones acerca del cambio climático, la corrupción financiera, las guerras y las tragedias que sufren las familias de refugiados, utilizados despiadadamente como objetos de políticos y traficantes.  
Las palabras de Jesús en este Evangelio del primer domingo de Adviento describiendo un día de juicio final nos resultan aun mas escalofriantes. Muchos cristianos las interpretan erróneamente como predicciones -que no son lo mismo que profecías- y las toman literalmente. Y lo hacen a pesar de que Jesús, hablando como culminación del linaje de los profetas bíblicos, se refiere a cosas que suceden en todas las épocas. Echad un vistazo a las noticias de hoy.  
Quizás la tendencia a tomarlas literalmente revela un miedo a lo que realmente significan. Ilustran el sentido de mortalidad de cada ser humano así como el terror que surge de un mundo en constante cambio sobre el que tenemos poco control. Es más fácil convencerse a uno mismo de que el mundo arderá en llamas mañana que vivir en paz con el hecho de que cualquiera de nosotros podría fallecer antes de que termine el día de hoy.  
Sin embargo, estas profecías ni son sensacionalistas ni pretenden infundir el miedo. Al contrario, nos imponen el requerimiento de estar despiertos, en alerta, rechazando el libertinaje de la distracción dañina y descubriendo la realidad escondida pero siempre presente de la oración continua. Mirad al interior, no arriba hacia el cielo. Estad presente en el presente que está presente, en lugar de imaginar el mañana.  
El ‘Camino’ del Evangelio no consiste en vivir con miedo y estremecimiento. Se trata de reconocer cuándo somos manipulados por el miedo, desde nuestro inconsciente o desde los medios de comunicación social, y escoger el camino de la ‘liberación’ en su lugar. El verdadero Fin es esta liberación del miedo al fin.  
Permitidme sugerir una habilidad para aprender cada semana del Adviento. Esta semana podría ser la de proteger a nuestro corazón y a nuestra mente del miedo y su progenie, exponerlo y danzar libremente sobre él.  

Laurence Freeman, OSB  
Traducido por WCCM España

P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones de Adviento: tercer domingo 2020

Domingo de Gaudete    

Hoy, la Iglesia añade un poco de rosa a los sombríos colores de sus vestimentas. El morado, el color de la Pascua y del Adviento -las estaciones de la espera y la preparación- no es precisamente mi color favorito. En aquellos días en los que viajaba, me entristecía ver en el aeropuerto de Heathrow a las personas dedicadas a la atención de los pasajeros vestidas fúnebremente de color morado, mientras buscaban a quien poder asistir. Alegrémonos hoy. Hoy es el Domingo de Gaudete, el domingo de la alegría. Por eso hay un poco de rosa en el vestuario. El mensaje es que aún en la larga y quizás oscura espera de una gran celebración o de un evento, como un nacimiento, graduación, aniversario o inauguración de un centro, podemos seguir estando alegres. Desde luego, nos deprimimos cuando alguien nos dice que tenemos que estar alegres. Por aquello de ser educados, igual incluso pretendemos estarlo. Pero la sonrisa se desvanece tan pronto como pasa la obligación. Esta actitud es típica de muchas personas religiosas que creen que han de ser educados con Dios y ocultar sus inescapables tristeza y rabia.   Incluso para los más afortunados, la vida trae olas de tristeza. Pero podemos estar sumergidos en una ola de duelo, fracaso, o decrepitud sin perder la alegría de ser, tal y como se describe en las lecturas de hoy: El espíritu del Señor Yahveh está sobre mí, por cuanto que me ha ungido Yahveh, me ha enviado a anunciar la buena nueva a los pobres, a vendar los corazones rotos; a pregonar a los cautivos la liberación, y a los reclusos, la libertad; a pregonar un año de gracia de Yahveh. Quizás no a todos se lo parezca, pero a mí estas palabras me suenan genuinas y me ofrecen un consuelo verdadero, aún en las circunstancias más desalentadoras. Al resaltar la alegría que burbujea desde el corazón de todo, la lectura evoca un manantial de pureza en la misma naturaleza de la consciencia. Participamos en la alegría de ser, simplemente estando despiertos. Es difícil mantener esta experiencia continuamente. Aparece y desaparece, durante la meditación y de un día a otro. Sin embargo, sólo basta haberla vislumbrado o saboreado una única vez para que jamás pueda ser negada. El aislamiento tan frecuente en la cultura de hoy en día, que se genera con el rechazo a la intimidad y la confianza por ser amenazas a nuestra autonomía, bloquea la alegría y el manantial del que fluye. La tristeza que así se genera nos arroja a un agujero del que es imposible salir por nosotros mismos. La ayuda siempre nos llega a través de otra persona. Aunque el otro emerja invisiblemente desde nuestro interior, tendrá un rostro que podremos ver y tocar. Esperándole aprendemos a liberarnos de nuestras expectativas y de todo lo que podamos llegar a imaginarnos sobre cómo será. Es el momento morado, apofático, sin imágenes. Es necesario porque le interpretamos desde nuestra arrogancia. Le juzgamos desde la atalaya de nuestro ego. Le decimos cómo es. Y así nos protegemos de la revolución en nuestra consciencia que Él trae consigo, desde su dolorosa alegría. La meditación hace que nos sintamos como Juan el Bautista en el evangelio de hoy. Juan tiene tanta confianza de que vendrá el otro que puede sentir su presencia. Esta presencia sentida genera una humildad tan impenetrable que derrama su alegría hasta el punto de que llegamos a verle como el profeta vestido de rosa.

Laurence Freeman OSB  
Traducido por WCCM España