P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones del P.Laurence. Sábado Santo 2021

Selección de algunas estaciones de la cruz. Para la presentación completa de las estaciones con fotos y música, buscar en www.wccm.org

Jesús es condenado a morir

Jesús es inocente y está lleno de verdad. Es víctima de la injusticia institucional. El proceso judicial que lo condena es el culpable. Es un forastero sin derechos ni respeto. No tiene ningún recurso contra el sistema de poder al que amenazó simplemente por la fuerza de su propia inocencia y por decir la verdad. Está solo, burlado, humillado. Rodeado de una multitud que se alimenta de sed de sangre. En sí mismo alberga a las víctimas de la inhumanidad y la injusticia a lo largo de la historia, a los injustamente acusados, a los torturados, a los desaparecidos, a los calumniados y exterminados. Por sus heridas la humanidad, pasada y futura, es sanada.

Jesús se ve obligado a llevar su cruz

En su cruz se acumula todo el sufrimiento humano. Es el árbol del dolor del mundo. La soledad. La vergüenza. La pérdida. El amor no correspondido. La negligencia y el abuso. ¿Puedo encontrar mi sufrimiento tocado por su cruz? “Lleven mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, porque soy manso y humilde de corazón, y encontrarán descanso para sus almas. Porque mi yugo es fácil y ligera mi carga”. ¿He aceptado la Cruz que debo llevar? ¿Se ha convertido en su yugo?

Jesús cae por primera vez

Cuando un presidente tropieza en una escalera, el mundo se queda boquiabierto. Cuando una persona se derrumba bajo el peso de su sufrimiento, ¿miramos hacia otro lado? Cuando las personas con las que trabajamos se agotan o pierden los estribos con nosotros o dicen que no pueden soportarlo más, ¿sentimos y entendemos el peso bajo el que están colapsando? Caer no es su culpa. Es simplemente humano. ¿Me siento avergonzado y acusado cuando fallo? ¿Finjo que soy más fuerte de lo que realmente soy? ¿He descubierto ya que el poder de Dios se manifiesta en la debilidad humana?

Jesús se encuentra con su madre

Una madre recuerda cada momento de la existencia de su hijo. Verlo terminar antes que ella es la pérdida más extrema. Guardemos en nuestro corazón a todos los padres que han perdido a sus hijos. Y a todos los niños separados de sus padres por la pobreza, la guerra o el abuso. Oremos para que en el dolor de la angustia de María en el camino de la cruz todos puedan encontrar una compañía y una compasión sanadora.

Verónica enjuga el rostro de Jesús

Cuando sufrimos una aflicción intensa, nuestra identidad se destruye. Nos volvemos anónimos, irreconocibles. Es un grado de dolor más allá del rechazo. Mirar lo invisible, escuchar a los que no tienen voz, restaura la identidad en el don de la compasión. Y nos deja una marca, ya que se dice que el rostro de Jesús se imprimió en la tela con la que ella le limpió la cabeza.

Jesús muere y es colocado en la tumba

El dragón ruge en un árbol vacío. No se puede lograr el vacío final. Solo puede aceptarse, entregarse como la entrega final y el dejar ir. Entonces, el último aliento es una ofrenda perfecta de uno mismo sin esperanza de recompensa ni de que nadie atestigüe, incluso si están al pie de la Cruz.

Traducción WCCM México

Para ver los mensajes anteriores del P. Laurence, ir a http://www.meditacioncristiana.net/mensajes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .