Lecturas Semanales

Lecturas Semanales: semana 8, ciclo 2.

“El Espíritu”
Extracto de “Una Palabra hecha Silencio” de John Main OSB (New York: Paulist Press, 1981) págs. 37-39.

El primer paso hacia el desarrollo de la persona es permitirnos ser amados. Y para facilitar esto fue enviado el Espíritu Santo al corazón del hombre, para tocarlo, para despertarlo, para atraer nuestra mente hacia su luz redentora. La llegada del Espíritu Santo fue un acontecimiento de la Resurrección y continúa hoy estando tan actual como “a última hora de aquel domingo”, según nos dice San Juan, cuando los discípulos se encerraron todos juntos y Jesús se les apareció y soplando sobre ellos les dijo: “Recibid el Espíritu Santo”.
Nuestro letargo y evasión natural, nuestra reticencia a permitirnos ser amados, igual que las puertas cerradas, no son ningún impedimento para el Espíritu Santo. El Espíritu ha sido enviado al corazón humano donde vive el misterio divino, mientras Dios nos acoge en su ser. Incluso en el corazón del hombre más malvado, el Espíritu Santo seguirá implorando sin cesar: “Padre, Padre”.
Al principio tenemos una débil conciencia del movimiento del Espíritu Santo en nuestro corazón, de la presencia de aquello que nos permitirá conocernos a nosotros mismos. Cuando despertamos a su plena realidad, escuchando nuestro corazón, despertamos a la prueba viviente de nuestra fe que justifica esa primera conciencia débil, esa primera esperanza.
Y como dijo San Pablo a los Romanos: “Esta prueba es el fundamento de la esperanza. Dicha esperanza no es falsa, puesto que el amor de Dios ha inundado nuestro corazón más profundo a través del Espíritu Santo que Él nos ha dado”.
La embriaguez del lenguaje de San Pablo es la embriaguez de su propio despertar a la Realidad del Espíritu, a la experiencia del gozo liberado y derramado que Jesús predicó y transmitió a través de Su Espíritu. Es la embriaguez de la oración.

Carla Cooper
Traducido por WCCM España