Lecturas Semanales

Lectura 30, Ciclo 5


“Perdón y Compasión”
Texto extraído del libro de Laurence Freeman OSB “Aspectos del Amor”.
(Londres: Arthur James, 1997), págs. 72-74.
La única manera de lidiar con la complejidad de las relaciones humanas es aprendiendo simplemente a amar. Aprendemos que el amor es la fuerza unificadora en toda relación humana tanto si se trata de una relación con aquellos que nos son más cercanos como si se trata de aquellos que nos han herido … o, simplemente, como si se trata de la manera en que nos relacionamos con la humanidad en general, hasta con los más desfavorecidos en la calle o con el sufrimiento que vemos a diario en los medios. Aprendemos que es el mismo amor el que nos relaciona con todos ellos.
La única manera de lidiar con la complejidad de las relaciones humanas es la simplicidad del amor. En el amor no juzgamos, no competimos. Aceptamos, reverenciamos, y aprendemos a vivir con compasión. Al aprender a amar a los demás, dejamos salir la alegría interna que irradiamos hacia fuera y que llega a los demás a través de nuestras relaciones. Ésta es la razón por la cual las comunidades, las familias, y los matrimonios no existen exclusivamente para la perfección de las personas involucradas la relación. Existen también para irradiar amor más allá de sí mismos … una alegría radiante y una simplicidad del amor más allá de sí mismos para alcanzar a todos aquellos que entran en contacto con ellos.
Ésta es la visión que tenía John Main de la comunidad. La comunidad se hace posible gracias al compromiso que cada uno hacemos, en soledad, con la más profunda relación de nuestras vidas, que es nuestra relación con Dios. Por esta razón, al aprender a amar a los demás vislumbramos un nuevo entendimiento de la unidad de la creación y de la simplicidad básica de la vida. Vemos qué significa decir que el amor cubre una multitud de pecados.
El perdón es el poder más revolucionario y transformador del que somos capaces. Nos enseña que el amor es la dinámica esencial de cada relación, la más íntima, la más antagónica así como la más casual. El mismo carácter ordinario de nuestra meditación diaria nos revela cuán universal es el camino del amor.

Tras la Meditación:
De el Camino de la Luz
de David Adam SPCK 2009, pág. 102. Escrito en Lindisfarne

En el interior de cada elemento de la creación,
en el interior de cada persona,
el Dios que está escondido espera
sorprendernos con su gloria.  

En cada momento de tiempo,
en cada día y hora,
el Dios que está escondido se nos aproxima
llamándonos por nuestro nombre para hacernos suyos.  

En el interior de cada corazón humano,
en nuestro interior más íntimo,
el Dios que está escondido nos toca
para despertarnos y revelarnos su amor.  

Todo, todos, están en el interior de Dios,
todo espacio, todo tiempo y cada persona.
El Dios que está escondido nos pide abrir
nuestros corazones y nuestros ojos a su presencia.  

Carla Cooper
Traducido por WCCM España    
Lecturas Semanales

Lectura 36, Ciclo 4

LogoMailingLectura600

lec36

“Perdón y Compasión” Extracto de “Aspectos del Amor” de Laurence Freeman OSB (Londres: Medio Media, 1997), págs. 72-73.

Para aprender a amar a las personas queridas, tenemos que empezar por evitar nuestras proyecciones positivas y la forma en la que las solemos idealizar. Del mismo modo, para amar a nuestros enemigos, tenemos que aprender a evitar nuestras proyecciones negativas – aquellas que surgen de nuestras propias heridas y carencias. Es muy probable que cada uno de nosotros sepamos identificar momentos de nuestras vidas en los que hemos criticado a los demás por faltas que nosotros mismos tenemos pero que no éramos capaces de reconocer ni aceptar como propias.

Aprender a perdonar requiere de este difícil, complejo y doloroso proceso de retirar nuestras proyecciones de los demás. Resulta muy fácil, y nos genera un gran alivio, culpar a los demás de los problemas o experiencias dolorosas que hemos tenido en nuestra vida. Éste es el germen inicial de todas las persecuciones racistas, limpiezas étnicas y holocaustos que suceden en el mundo. Ésta es la causa de la caza de brujas y de todo tipo de ataque inhumano personal o colectivo. Se trata, realmente, de uno de los aspectos más terribles de la naturaleza humana. Sucede una y otra vez en el curso de la historia y ocurre continuamente en nuestras vidas personales. Es el lado más oscuro de la naturaleza humana.

La oración profunda nos permite perdonar, nos enseña a amar. Aprendemos así que la única forma es el camino del perdón. De hecho, el eje de la enseñanza moral de Jesús es el perdón. Él nos dice que nos amemos los unos a los otros. Y eso incluye específicamente amar a nuestros enemigos.

La única forma de hacer frente a la complejidad de las relaciones humanas es la simplicidad del amor.

Carla Cooper

Traducido por WCCM España