P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones del P. Laurence. Miércoles de Cenizas 2022

Cuando se le preguntó «¿qué siente acerca del comienzo de la Cuaresma?», una persona dijo que sentía una anticipación bastante gozosa de comprometerse con ella y expandir sus horizontes espirituales. La siguiente persona dijo que sintió resistencia a un período de tiempo «arbitrario» llamado «temporada litúrgica». Sigue leyendo.

Todos estamos en el mismo barco al mismo tiempo, atravesando la misma corta distancia y breve lapso de vida que a veces parece interminable. Sin embargo, miramos el océano que nos rodea, el horizonte distante, el clima inmediato, el sentido de la orientación, de maneras muy diferentes y muy personales. Y lo que decimos ahora… bueno, podemos cambiar de opinión en una hora o dos.

Gracias a Dios por la diversidad y la mutabilidad humana. Hacen que el paseo en barco sea interesante, y desafían constantemente nuestra tendencia a la autocomplacencia. Especialmente cuando tenemos rutinas fijas, tendemos a caminar dormidos a través de ellas y nos perdemos los mejores desafíos de la vida. San Benito dice que la vida del monje debe ser una Cuaresma continua. Siempre debemos estar frescos, alertas, listos para la respuesta correcta. Pero como es difícil mantenerse así, los 40 días de Cuaresma ofrecen una oportunidad especial.

Los tiempos litúrgicos comienzan y terminan en días específicos. Todas las tradiciones religiosas los tienen de alguna forma. Están vinculados a las estaciones del año que tienden a facilitar su entrada en lugar de venir en un día fijo. Sin embargo, el clima está cambiando, y tal vez desarrollar un sentido de «tiempo sagrado», así como un tiempo cronológico estresante, nos haría más conscientes de ello. (El último informe del IPCC – Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático – habla de «un atlas del sufrimiento humano y una acusación condenatoria del liderazgo climático fallido».)

«Cuaresma» en inglés significa «primavera» o «marzo». En lenguas latinas la palabra es ‘quaresima’ cuarenta. Así que tenemos cuarenta días para ver la Cuaresma como un tiempo fijo para el despertar espiritual, comenzando ahora…

Tradicionalmente se compone de prácticas interiores y exteriores. Renuncias a algo, especialmente si sientes que te has vuelto poco saludable o dependiente de él: chocolates (por supuesto), postre, alcohol o adicción a tu teléfono inteligente. El objetivo de estas prácticas externas no es doloroso sino liberador. Normalmente duele ser liberado y tenemos que aceptarlo cuando sea necesario.

Para equilibrar este abandono, también puedes realizar una lectura adicional, otra meditación o ser más constante con las dos veces al día, hacer algo por los demás (preferiblemente de forma anónima), practicar momentos de bondad y agradecimiento por la mañana, el mediodía y la tarde.

Cuando era niño, nos decían que era bueno «ofrecer algo» cuando era difícil o desagradable. Podías ofrecerlo por las almas del purgatorio, por ejemplo. Antes de despreciar eso, recuerda que solo estaba tratando de hacerte más centrado en el otro. Hoy pensaría en “ofrecer” algo por el sufrimiento de los ucranianos. Esto abre un canal de conciencia entre nosotros y con ellos en la misteriosa y poderosa longitud de onda de la compasión. Inconmensurablemente, en esa longitud de onda, hay una transferencia de energía. Pero en cualquier caso, nos mantendría alerta y sintiéndonos conectados con lo que les está pasando.

El 26 de marzo podemos unirnos a nuestros meditadores ucranianos para un sacramento en línea de conciencia unificada: una buena práctica interior y exterior.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.