P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones del P. Laurence. Jueves después del miércoles de Cenizas, 2022.

El brillo fresco de cualquier cosa nueva desaparece rápidamente. La novedad de la Cuaresma tampoco dura mucho, así que no tenemos mucho tiempo para decidir qué va a significar para nosotros este año. Lo que sea que decidamos «hacer», «renunciar» o «asumir» para la Cuaresma, lo más importante, es ser Cuaresma. Sigue leyendo.

Esto significa permitir que el espíritu de la Cuaresma se filtre y salga a la superficie en nuestra conciencia. .

¿Cuál es el espíritu de la Cuaresma? Usar el tiempo para simplificar, enfocar y centrar nuestras mentes. Esto inevitablemente involucra también a nuestros cuerpos, porque la mente y el cuerpo bailan y se entretejen continuamente de modo que una dimensión siempre impacta en la otra.

Dejar de fumar, el alcohol o el consumo sin sentido de los medios desafiarán nuestro estado mental, pero en poco tiempo mejorará. Dedicar un tiempo extra a la meditación y la lectura enriquecerá nuestro bienestar físico al reducir la acumulación de tensión física. Dicen que el cincuenta por ciento de las personas con medicamentos recetados no los toman. Tal vez el cincuenta por ciento de los meditadores que piensan que meditan, no lo hacen.

El ascetismo es parte de toda sana espiritualidad de vida, pero no se trata sólo de cultivar nuestro jardín interior privado. Es por eso que Jesús dice que cualquier cosa que ‘hagamos’ a este respecto debe estar inspirada por una conciencia superior, lo que significa menos autoconciencia. ‘No dejes que tu mano izquierda sepa lo que hace tu mano izquierda’ y aléjate de la preocupación por impresionar a los demás. Esto libera mucha energía, da vitalidad a nuestro paso e incluso mejora nuestra postura física.

Esa energía es la alegría de ser, la energía de la creación que fluye directamente desde la fuente. No podemos pensarla para que exista. Necesitamos eliminar los hábitos del cuerpo o la mente que la bloquean o la contaminan. Entonces la alegría comienza a fluir por todas partes y no podremos detenerla incluso cuando las cosas no nos vayan bien o si llevamos la carga del sufrimiento de los demás, como todos lo hacemos por Ucrania en estos días. La alegría es, en última instancia, lo que vence a la opresión y a los poderes de la oscuridad: ya sean tanques que llegan para matar a los inocentes y despojar a las personas de su paz y libertad o si son nuestras propias sombras oscuras que brotan para abrumarnos.

Simone Weil dijo que no podemos aprender nada excepto a través de la alegría.

Un descubrimiento muy sorprendente al que conduce la oración pura es que renunciar a nuestra posición imaginaria en el centro del universo no es, como tememos, destructivo sino vivificante. El evangelio de hoy dice esto:

Si quieres ser mi seguidor, renuncia a ti mismo y toma tu cruz todos los días y sígueme. Porque cualquiera que quiera salvar su vida, la perderá; pero cualquiera que pierda su vida por causa de mí, la salvará. ¿Cuál es la ganancia, entonces, incluso si ganas el mundo entero pero pierdes o arruinas tu verdadero yo en el proceso? (Lc 9,22-25)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.