P. Laurence Freeman OSB, Sabiduría Diaria

Sabiduría diaria 19/11/19

niño pelota Laurence

(Foto: Laurence Freeman)

La santidad es una cuestión de la vida cotidiana, no se trata de irse a largos retiros, ni de pasar mucho tiempo en la Iglesia. Se trata de como vives. Por ejemplo, evitando el chisme. Contar chismes es muy adictivo, ¿verdad? Especialmente cuando estás sentado con un par de amigos y surge una historia jugosa que empiezas a compartir con ellos. Generalmente implica criticar a alguien, a alguien que no está allí con ustedes. Las pequeñas críticas luego se vuelven más y más grandes. No le hace bien a nadie. Así que viviríamos una vida de santidad si nos observáramos, nos controláramos y dijéramos: ‘no quiero ser parte de esta conversación’. O siendo conscientes de que estamos pasando demasiado tiempo, desperdiciando tiempo en internet, o simplemente explorando o solamente de compras, que hay otras formas en que podemos vivir, otras cosas que podemos estar haciendo que son más alegres y más útiles.

( Christian Life in the Light of Christian Meditation 2 – Holiness, Laurence Freeman OSB )

 

Sabiduría Diaria

Sabiduría diaria 11.11.19

ventana al mar Irlanda Laurence(FOTO: LAURENCE FREEMAN, IRELAND)

Esta es la Fuente de la creación: Somos creados por amor y para el amor. Y el propósito de la existencia humana es nada menos que llegar a ser como Dios. Por eso la escritura dice, ‘Sean santos como yo soy santo’, en la Primera Carta de Pedro:

«Si es santo el que los llamó, también ustedes han de ser santos en toda su conducta, según dice la Escritura: Serán santos, porque yo soy santo.»

Este es nuestro destino, este es nuestro significado. Y no podemos vivir nuestras vidas sin significado, sin comprender porqué estamos aquí, porqué nuestras vidas a veces conllevan sufrimiento, pérdida o muerte. No podemos realmente superar los desafíos de la vida sin tener alguna noción de esto como el significado de nuestra vida. A través de todo, este significado entra en nuestra consciencia. Llegamos a saber que estamos destinados a ser santos porque compartimos el propio ser de Dios.

( Christian Life in the Light of Christian Meditation 2 – Holiness, Laurence Freeman OSB )