P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones del P. Laurence. Lunes de la segunda semana de Cuaresma 2022.

Si hay una cosa que esta particular Cuaresma debe hacer es comprobar la condición de nuestro corazón. Tenemos suficientes pruebas de estrés en nuestra vida cotidiana y respuesta a la crisis mundial.

En todas las tradiciones místicas, se entiende al corazón como el portal entre este mundo y el siguiente, de modo que puedan combinarse y convertirse en uno. Sin embargo, la puerta del corazón necesita abrirse, y abrirse de par en par para que esto suceda. Las consecuencias de cerrarle el corazón a otros causan estragos en el interior y, a largo plazo, también en el exterior. Ayer estaba leyendo una evaluación geopolítica de la crisis de Ucrania y comprendí cómo una situación de sufrimiento humano excesivamente racionalizadora golpea la puerta del corazón y la cierra con llave. La abstracción nos hace crueles y la crueldad empeora cualquier situación. No hay duda que diplomáticos y estrategas de algunos países desestiman los bombardeos a escuelas para niños pequeños y hospitales para concentrarse solo en las metas estratégicas a largo plazo de China, de los E.E.U.U. y la EU. Como consecuencia directa, más niños y refugiados morirán. 

Calentó los corazones de muchos ver cómo países que en el pasado cerraron sus corazones y fronteras a refugiados sirios, como Polonia y Hungría, le abren los brazos a los ucranianos que huyen de la muerte y la destrucción. Uno espera que sea una muestra de conversión permanente. Sin embargo, la capacidad de desarrollar y defender un corazón de piedra está poderosamente arraigada en la psique humana. El espíritu humano clama por la liberación de este encarcelamiento. Desearlo es en sí mismo ir hacia Dios:

Y os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. (Ez 36:26)

Existen momentos de debilidad en un corazón de piedra cuando bajamos la guardia y echamos un vistazo a lo que nos hacemos a nosotros mismos y a los demás al mantener una posición de cabeza dura. Pero son ocurrencias raras y las reservas del ego aparecen al instante para hacernos cambiar de opinión nuevamente. Reconocen la resistencia para cambiar nuestro punto de vista en nosotros mismos y hace más fácil entender qué sucede en la mente de los estrategas geopolíticos cuyos corazones se cerraron y abandonaron sus mentes a merced de sus egos. La crueldad del tirano y su resistencia a la discusión son una horrible versión magnificada de nuestra propia resistencia a ceder en conflictos domésticos o locales.

Hace cuatrocientos años el filósofo Francis Bacon dijo, “el entendimiento humano, una vez que ha adoptado una opinión (ya sea como algo que le gusta o como algo generalmente aceptado), dibuja todo lo demás para apoyar y mostrar conformidad con ella.”

No podemos cambiar la forma de pensar de una persona sin tocarle el corazón.

No puedes ir a una fiesta diciendo: «Me enamoraré de alguien». Enamorarse es otra manera de abrir el corazón y siempre nos sorprende. Estamos alterados pero felices de que nos sorprendan así. Pero, ¿Cómo sorprendemos al tirano cuyo corazón se convirtió en piedra?

Laurence

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.