P. Laurence Freeman OSB

Reflxiones del P. Laurence. Sábado de la primera semana de Cuaresma 2022.

El largo y profundo proceso del perdón debe comenzar tan pronto como se produzca el daño. No es una cuestión de voluntad, sino de estar preparado. John Main dijo una vez que el objetivo de la educación cristiana es preparar a los jóvenes para la experiencia de la traición que encontrarán en sus vidas.

En el primer instante en que vemos un daño dirigido deliberadamente a nosotros, nos sentimos conmocionados y tristes. ‘Enfadado y triste’ como lo estuvo Caín cuando sintió que estaba siendo maltratado por Dios. Dios le dijo que esperara y procesara estos sentimientos. De lo contrario, la bestia de la violencia saldría de las sombras y lo abrumaría.

Nos enfadamos, en primer lugar, porque cualquier acto de injusticia atenta contra el delicado equilibrio del universo. El efecto dominó de nuestra justificada indignación se extiende a lo largo y ancho y a través de generaciones. Esto es visceral, antes de que racionalicemos y culpemos. La propia bestia es visceral y está profundamente manchada en nuestra psique. Vladimir Putin se describió a sí mismo en su infancia como un rufián callejero que había aprendido que si sentías que iba a haber una pelea, asegúrate de dar el primer golpe. Nuestra tendencia a dejarnos avasallar por la bestia, como la predisposición al alcoholismo, reside en lo más profundo de nuestra memoria celular, incluso antes de que se haya formado nuestra personalidad.

Podemos estar preparados para ello. Al igual que tantos y tantos virus, puede permanecer latente en los asuntos humanos, pero no se puede erradicar. Nuestra indignación visceral contra la violencia injustificada permite que el proceso de perdón se inicie de inmediato, incluso cuando nos resistimos y nos defendemos como lo están haciendo los ucranianos. Nadie espera que digan lo simpáticos que son los rusos. Pero ellos, como nosotros en situaciones cotidianas menos extremas, pueden aprender a no convertir al enemigo en un objeto demonizado.

Por eso es importante que escuchemos y admiremos los numerosos casos de oposición rusa a esta guerra, que están siendo brutalmente castigados y reprimidos. Nos recuerdan que por miedo a uno mismo o porque le han lavado el cerebro puede obedecer órdenes inhumanas. Y horriblemente, en el auto-odio de saber que hemos sido «convertidos» podemos empezar a disfrutar de ello. Ninguno de nosotros puede asegurar que no encontraríamos una forma de justificar que hiciéramos lo mismo si nuestra vida o la de nuestra familia estuvieran amenazadas.

Del mismo modo, en la vida cotidiana, cuando alguien nos traiciona o traiciona nuestra confianza debemos recordar las cosas buenas que ha hecho en el pasado. Entonces estamos tratando con un ser humano débil y poco fiable, no con una figura malvada en un videojuego de nuestra fantasía a la que podemos hacer desaparecer de la pantalla. Muchos de los jóvenes reclutas rusos tiemblan en el filo de la navaja de la conciencia cuando deciden obedecer y luchar o ser castigados como ejemplo para los demás. Las trincheras de la Primera Guerra Mundial mostraron muchos ejemplos de ello. La guerra propaga la injusticia como una pandemia en plena efervescencia. Todos estamos contaminados por ella.

Una vez que el equilibrio del universo se ha roto con un acto de injusticia, muchas personas inocentes y ordinarias se ven obligadas a hacer cosas en contra de su conciencia. La injusticia nubla nuestra visión moral. Pero el proceso del perdón libera la visión, la sabiduría y la compasión que son las únicas que pueden restaurar la claridad de la caridad. No hay mayor maestro de esto que Jesús.

Laurence

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.