P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones del P. Laurence. Sábado de Gloria 2022.


Crux est mundi medicina
: la cruz es la medicina del mundo. 

El león ruge en un árbol vacío.

San Buenaventura y el koan budista se combinan en el Sábado Santo.

Hoy es una vasta llanura de silencio: un rugido de silencio cuyo eco nos lleva al árbol vacío de la Cruz después de que el cuerpo de Jesús haya sido descolgado y depositado en el sepulcro. Si, como María Magdalena, buscamos el cuerpo, la prueba física de la persona que un día conocimos, quedaremos decepcionados. Lloraremos lágrimas de vacío. Nos quedaremos atrapados en el pasado, con un Jesús que ya no podemos conocer. Pero si esperamos, nuestras lágrimas se convierten en risas, el canto del vacío revela la presencia en la ausencia, la plenitud en el vacío.

Cuanto más nos adentremos en el silencio del vacío, oiremos dónde empieza el rugido. 

El espacio no es un vacío. Es un » plenum«, una plenitud. En la oración espaciosa, en la que no la llenamos de deseos, obtenemos un anticipo del pleroma, la plenitud de Cristo. Cuanto más profundizamos, más vemos que todos los intentos que hacemos para cambiar la realidad sirven, en primer lugar, para cambiarnos a nosotros y a toda nuestra visión de la realidad.

Veremos que sólo existe la totalidad indivisa en continuo flujo y crecimiento y que somos inseparables de ella. La ilusión de que estamos separados de ella, incluso como observadores objetivos, muere en la cruz.

El poder curativo de la Cruz no puede expresarse en términos de un estado de cuentas espiritual. Donde actúan la libertad y la gracia totales, no hay deudas que pagar, ni hojas de cálculo que saldar. Pero la Cruz, en la que murió el prójimo universal, el hermano, el maestro, todavía nos hace responsables cuando traicionamos a nuestro prójimo. 

El gobierno del Reino Unido anunció el Viernes Santo que los refugiados que, desesperados, se arriesgan a cruzar el Canal de la Mancha en pequeñas embarcaciones para pedir refugio, pronto serán enviados a Ruanda, en medio de África, a 6.000 millas de distancia. «Cuando era forastero me acogiste».

El silencio del Sábado Santo, sin embargo, no se ocupa de juicios ni de respuestas. Pero la mística de la Cruz expone nuestras propias e intrincadas complicidades en la crucifixión de los inocentes. 

El único poder en el que podemos confiar absolutamente es el de aquel que se humilló absolutamente. Recordemos la muerte de Cristo para entrar en esta humildad porque el mensaje de la Cruz es el poder del amor puro que surge del desinterés total. Sólo el amor tiene el poder de redimir y el amor absoluto redime absolutamente.

Laurence

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.