P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones de Cuaresma 2020: lunes de la primera semana de Cuaresma.

1B2AF75F-86C9-4697-9D81-81794F42E5E8

«Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los llevó aparte a un monte elevado. Allí se transfiguró en presencia de ellos: su rostro resplandecía como el sol y sus vestiduras se volvieron blancas como la luz.»

 Subimos a la montaña de la Transfiguración, compitiendo por los autobuses con otros peregrinos tan amablemente como pudimos. De regreso, mientras esperábamos un largo tiempo para que la furgoneta nos recogiera, mis pies se habían enfriado mucho. Me recordaron los envolventes fríos de mi infancia londinense, esperando un autobús mientras mi cara, manos y pies se congelaban. El glorioso cuerpo humano es propenso a muchas aflicciones y limitaciones. Puede transfigurarse en luz, convertirse en un arco iris, incluso resucitar de la muerte y aún así tener escalofríos, dolores y molestias. Puede florecer,  prolongar su vida y puede tristemente desfallecer. 

 La salud y el estado físico son un filo de navaja, una cuerda floja de la que podemos caer fácil y rápidamente. Por primera vez en cien años la esperanza de vida en el Reino Unido está disminuyendo de manera dramática, especialmente entre las mujeres de los grupos sociales más pobres, después de diez años de austeridad muy injustamente distribuida. Sin embargo, el cuerpo humano, a pesar de todas sus fragilidades, sigue siendo el idioma sagrado de la fe cristiana, al igual que el sánscrito, el pali, el hebreo y el árabe lo son para otras comunidades. El latín, el griego y el arameo no fueron el idioma al que se tradujo la Palabra de Dios en Nazaret o lo que explotó como energía pura de luz en la montaña. Es el cuerpo el que conoce los pies fríos, los granos y el éxtasis.

 En su capítulo sobre la observancia de la Cuaresma y en muchos otros lugares de la Regla, San Benito describe la atención y la disciplina, el respeto y el cuidado que el cuerpo merece. A diferencia de otros maestros espirituales, él no denigra el cuerpo ni sugiere que se deba inducir el sufrimiento para acercarnos a Dios. El cuerpo es un compañero siempre cambiante y un instrumento del viaje espiritual. Si lo tratamos mal, si somos demasiado indulgentes o demasiado severos, no podremos tocar la música para la que ha sido creado. Al final del viaje tratamos al cuerpo físico con honor porque nos ha servido tan bien como podría y porque ahora estamos vestidos con otro cuerpo. El Espíritu, dijo Teillhard de Chardin, es materia incandescente.

 Cuando lleguemos al final de la Cuaresma esperamos estar listos para entrar en los misterios de la Resurrección y ver cómo el cuerpo de Jesús se manifiesta en diferentes formas, una de las cuales es la nuestra. La Transfiguración nos recuerda que somos, incluso ahora, en esta forma física, vasijas de barro que llevan la luz de Dios que, con el tiempo, nos transformará completamente en sí mismo.

 Laurence Freeman O.S.B.

 Traducción: Elba Rodríguez (WCCM Colombia)

P. Laurence Freeman OSB

Reflexiones de Cuaresma 2020: viernes después del Miércoles de Cenizas.

1ACC2D48-17AF-4479-A970-BDDC37042AE6
El primer «signo» grabado que Jesús dio en público no fue una conferencia en una sinagoga, un tweet o un aclamado primer libro. Sucedió durante una boda en Caná en Galilea, a la cual asistió con familiares y amigos. Su madre le dijo que el vino para la recepción se había acabado. Sin hacer un gran alboroto, convirtió mucha agua en muy buen vino.

Todo lo que «realmente» sucedió en esa ocasión, y cómo se simbolizó en la transmisión oral que más tarde se convirtió en la tradición del Nuevo Testamento, está oculto en la historia. Pero el escenario es importante, especialmente para el tercer día de Cuaresma. El vino está prohibido para los monjes budistas y en otras tradiciones religiosas como un estimulante artificial que nubla el estado puro de la mente. En la tradición bíblica, un salmo felizmente alaba a Dios por el vino porque «alegra el corazón del hombre» al igual que el aceite hace brillar su rostro. San Benito pensó que los monjes no deberían beberlo, pero como estaba en Italia no podía persuadirlos, por lo que se contentó con abogar por la moderación. En el clímax de su vida, Jesús eligió el vino, como parte de un ritual religioso, para simbolizar cómo su cuerpo era de hecho el lenguaje sagrado de quién era y de todo lo que estaba enseñando.

En nuestra peregrinación a Caná, las parejas casadas renovaron sus votos matrimoniales. Liz y Albert King tenían el récord a los 60 años. Teníamos la iglesia para nosotros y la pasamos muy bien a pesar de que el único vino estaba en el cáliz. Hubo mucha diversión, risas y narración de historias que formaban parte de una reverencia cristiana al matrimonio como símbolo de la relación de Cristo con sus seguidores.

Las caras sonrientes en la misa deben haber hecho eco de la expresión y el estado de ánimo en la boda a la que Jesús asistió. Una boda miserable sería una pesadilla. ¿Asistía Jesús como un amigo espiritual de aspecto solemne que realmente no quería estar allí, no podía entrar en la diversión y solo era valioso porque salvó el día con su primer milagro? ¿O se estaba divirtiendo como parte de una comunidad de amigos?

¿Con qué frecuencia vemos o imaginamos a Jesús riéndose de una manera simple y humana, no para simbolizar nada sino porque eso es lo que realmente sintió? Todos sabemos cuán repentinamente una sonrisa puede transformar e iluminar una cara y cambiar el estado de ánimo de todo un grupo. Simone Weil dice que esa sonrisa de Jesús ahora se extiende, más allá del día de la boda en Caná y se está extendiendo por todo el cosmos. Ella dice que su sonrisa es la belleza del mundo.

Nuestra percepción de la belleza y sus variadas formas puede ser fugaz. Pero lo que vemos es un vistazo de la verdadera naturaleza de la realidad.

Estaba viendo a una azafata recientemente. Estaba sirviendo un vuelo completo y parecía estresada. Sin embargo, sonreía cuando se suponía que debía hacerlo, aunque la sonrisa se desvaneció rápidamente cuando terminó el momento de contacto con un pasajero. Hay algo triste en una sonrisa que desaparece demasiado rápido. Sonrisas genuinas permanecen en los labios y en los ojos cuando la señal que dan ya no es necesaria. Mucho después de Caná, la sonrisa de Jesús que nos irradia en cada meditación, sigue siendo humana y no es un signo vacío.

Laurence Freeman O.S.B.

Traducción: Marina Müller, WCCM Argentina

Noticias de la Comunidad

Jornada de niños 2019

En la casa de María Auxiliadora en Lezica tuvo lugar este año la jornada para niños que meditan.  Con gran entusiasmo llegaron niños de Treinta y Tres, de Soriano y de Canelones, algunos de los cuales vienen participando año a año. Se percibe la evolución de su trabajo de meditación en el silencio profundo de los tiempos de oración.

Este año centramos la experiencia en la consciencia del cuerpo, de la meditación como forma de oración encarnada. Trabajamos para ello con expertos en terapias corporales, en nutrición y con catequistas que abordaron la mirada del cuerpo humano como máxima creación de Dios y del corazón como símbolo del centro de la consciencia.

Les compartimos algunas imágenes que reflejan la alegría y la fraternidad compartidas. Es realmente una fiesta para nuestra comunidad poder convocar y regalar estas experiencias a nuestros niños, semillas de paz y bien para nuestro país.

Damos gracias al Señor que nos convoca y a todos los que generosamente donaron su tiempo y esfuerzo para que este encuentro se hiciera realidad.

Noticias de la Comunidad

Retiro 2019: Juntos andemos Señor

Con el apasionado testimonio de Claudia Gamarra sobre la experiencia mística de Santa Teresa de Ávila y alimentados por las enseñanzas de John Main, vivimos un retiro de silencio profundamente restaurador. Ciertamente esta experiencia compartida alimenta nuestro camino de encuentro con Cristo y con nuestros hermanos y nos anima a perseverar en la oración continua.

Sabiduría Diaria

Sabiduría diaria 3/10/19

irlanda 2019 laurence.jpg

(FOTO: LAURENCE FREEMAN, IRLANDA)

Siempre estamos interesados en lo sobrenatural, pero lo que es mucho más real e interesante es el verdadero significado de lo natural. Es a través de la naturaleza a través de lo natural, a través de nuestra propia naturaleza, nuestra psicología, nuestra propia fisiología, nuestra mente y nuestro cuerpo — a través de nuestra naturaleza humana — que la gracia nos toca, emerge y nos transforma, y no es sorprendente que esto se registre a un nivel de nuestra existencia que solo podemos medir hasta cierto punto. Así que lo que estamos haciendo, en respuesta a tu pregunta, es una forma de oración contemplativa, y entendemos que esto significa que estamos entrando no en “nuestra” oración sino en la oración de Jesús, la oración del Espíritu: «no sabemos orar como es debido; pero el Espíritu ora en nosotros con gemidos inefables» (Rom. 8,26).  Y descubrimos que al hacerlo como una parte disciplinada de nuestra vida, entramos en una unión más profunda con Cristo.

(Finding Oneself 2, Series Meditatio 2017D, Laurence Freeman OSB)